Belleza

¿Qué importancia le da la sociedad a la cirugía estética?

La cirugía plástica se ha convertido en una práctica natural en los últimos años. Aunque algunas personas defiendan que lo hacen por necesidades fisiológicas; hay estudios que demuestran que toda esta ola de lo estético ha sido creada por el mundo de la publicidad y la moda, centrándose en la baja autoestima de la persona.

Sin duda, hay que saber diferenciar entre la cirugía plástica reparadora y la cirugía plástica estética. En la primera, las personas se someten a operaciones por alguna enfermedad, malformación o problemas estéticos (como una verruga, lunar, quemaduras, entre otros).

En cambio, en la segunda, el paciente lo hace por la necesidad de querer encajar en los cánones de belleza establecidos por la sociedad, la publicidad y la moda. En esta, se juega mucho con los estereotipos de cómo debería ser el cuerpo o la cara armónica de una persona.

Por eso, la alta demanda en esta industria de lo estético ha obligado a distintos especialistas, sobre todo psicólogos, investigar sobre la razón principal del porqué las personas, cada vez más, desean alcanzar un cuerpo o rostro “perfecto”.

Los estereotipos establecidos por la cirugía estética

De acuerdo con Alicia Duek, psicóloga egresada de San Diego University for Integrative Studies (SDUIS), nuestra cultura nos ha inculcado a no querernos tal cual somos, sino a anhelar lo del otro. Esto lo vemos, claramente, en la publicidad de cada día, dónde las personas comienzan a querer ser los modelos que salen en las fotos o videos.

Todo esto radica, según Byung-Chul Han, en la estructura del sistema. El comenta que, la sociedad nos induce a un vacío individual, creando un régimen en el que, todos tenemos que divulgar sobre nuestras vidas, dejando la soledad y los espacios personales de lado.

La reflexión sobre las cirugías plásticas que nos dejan, tanto Duek como Han, es que la sociedad le da más importancia a lo estético que a lo introvertido. Creando, de esta manera, a sujetos convertidos en maniquís o muñecos que piensan más en lo físico, que en lo interior.

Baja autoestima y cirugías estéticas 

En el Latinoamérica se realizan un aproximado de 3.000 cirugías plásticas al año. Las de índole estético son la de mayor demanda, como la rinoplastia (operación a la nariz), la liposucción y aumento de mamas.

Asimismo, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS, por sus siglas en inglés), la idea de “belleza perfecta” no solo afecta a las mujeres, sino también a los hombres y en ambos casos, cuando son jóvenes.

En los varones, las operaciones más recurrentes son las cirugías de ojeras, de nariz y liposucción (en especial en el abdomen).

Mientras que, en las mujeres, las cirugías más comunes son las reducciones de cintura y de grasa localizada, como también la caída de senos. Por el lado del rostro, corregimiento de párpados (mayormente, las que son de mediana edad) y operación a la nariz.

La mayoría de estás cirugías plásticas estéticas se hacen con la finalidad de resolver problemas de bajo autoestima. El problema alarmante radica cuando los pacientes quieren realizarse varias operaciones a la vez, como liposucción y aumento de mamas, sin conocer los riesgos que esto llevaría.

Cabe mencionar que, un gran porcentaje de la ciudadanía de hoy respalda las medidas que toman las redes sociales, respecto a los estereotipos. Un gran ejemplo de esto es la red social Instagram, ya que se ha invadido de cuerpos “perfectos”, pero que en realidad no son más que varias operaciones estéticas y mucho entrenamiento de gimnasio.

Ante ello, la incertidumbre de la sociedad por querer ser igual de ‘fitness’, ha causado que más personas se sometan a cirugías de alto riesgo y de bajo presupuesto, poniendo en riesgo sus propias vidas.

Para muchos especialistas, esta practica se ha vuelto en una patología al nivel de pacientes y médicos. Pues, en los últimos años, también se han reportado denuncias a supuestas personas que se hacían pasar por doctores cirujanos, los cuales al final terminaban siendo estafadores que ponían en riesgo la vida de los pacientes.

 ¿Indica esto que la sociedad se encuentra obsesionada por el cuidado personal? Definitivamente, sí. Pero aquí siempre se ha de matizar pues, gracias a la cirugía, muchas personas terminan con complejos que han acarreado durante toda su vida.

Talvez le gustaría..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *